¡Atención spoiler!

Muy buenos días,

Prometí en la página de Facebook que cuando llegásemos a los 500 seguidores colgaría el primer capítulo de la segunda (y última parte) de la novela. Aún quedan poquito más de cien seguidores, peero aquí va mi regalo de Reyes para ir afilando uñas…

PD: Espero vuestros comentarios.

—¿Qué piensas tú? —pregunté a Álex. Si ella opinaba lo mismo que Erwan y Ray, no tendría sentido continuar dándole vueltas al dichoso asunto. Serían tres votos en contra, por lo que ya podríamos volver a casa.
—Aún no tengo una opinión al respecto —contestó con gesto cansado—. Necesito más datos. Si algo me ha quedado claro esta tarde es que Ellinor y los suyos saben lo que se hacen, pero apenas les hemos dejado explicarse—. Ray la miró enarcando una ceja, fue a abrir la boca para decir algo pero ella se adelantó—: Creo que estamos algo superados, puede que mañana veamos las cosas con más objetividad.
No pude más que asentir, ahí llevaba toda la razón. Estábamos cansados y algo saturados de información. Me llevé la taza caliente a los labios sintiendo el peso de los últimos acontecimientos sobre los hombros como un lastre que nos impedía continuar.
—Está bien, pelirroja —dijo Ray desperezándose—, voy a hacer el esfuerzo de compartir el sofá cama contigo esta noche, pero nada de tocamientos.
—¿Estás de coña?
—Para nada —respondió con una sonrisa lobuna—, no es que me haga especial ilusión, pero entiende que aquí nuestros amigos necesitan cierto tipo de intimidad, si entiendes por donde voy.
Me atraganté con el líquido que estaba bebiendo en aquel instante, escupiendo parte de lo que iba camino de mi garganta. Tosí como si me fuera la vida en ello a la vez que trataba de introducir algo de oxígeno en mis pulmones. Oí la risa de Ray de fondo mientras que Erwan me soltaba golpecitos en la espalda al tiempo que fulminaba a su amigo con la mirada.
—No te sigo —dijo mi prima entornando los ojos hasta convertirlos en dos finas rendijas.
—¿Lo dices en serio? Cualquiera diría que tienes un don empático. ¿Es que no ves que se hacen ojitos continuamente?
La cara de Álex era de incredulidad mientras volvía su mirada hacia mí.
—A veces creo que tienes un serio problema de incontinencia verbal que te impide comportarte como una persona normal y coherente —dijo Erwan provocando más risas en su amigo.
—Es posible, puede que sea otro don —comentó divertido—, soy como un polígrafo.
—Alguien debería de coserle la boca —espeté en cuanto me sentí con fuerzas para hablar y respirar al mismo tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s